«Voces por la verdad y la justicia para Nicaragua»


«Voces por la verdad y la justicia para Nicaragua»

Realización y montaje: Daniel Rodríguez Moya

Con esta campaña audiovisual la Coalición por la Justicia en Nicaragua quiere mantener viva la reivindicación urgente de acceso a la justicia. En el actual ambiente preelectoral es fundamental que esta cuestión no desaparezca de la agenda pública.

La salida pacífica de la crisis que padece Nicaragua desde 2018 pasa por la justicia. Solo así se podrá edificar una paz justa y duradera, en la que los responsables de los crímenes de Estado cometidos desde abril de 2018 rindan cuentas, las víctimas y sus familias conozcan la verdad, y se promuevan medidas de reparación y garantías de no repetición. Otras salidas sin justicia  mantendrían vivo el germen de la impunidad.

En esta campaña participan distintas personalidades representativas de la cultura, los medios de comunicación y de la sociedad civil nicaragüense. Estas personas, que no necesariamente son miembros de CJN, expresan con sus propias palabras, emanadas de sus distintas experiencias,  la amplitud de la demanda de justicia en nuestro país.

Esta vez hagámoslo diferente: queremos justicia, no más impunidad.


Más artículos

Vídeo: «No más impunidad. Justicia para Nicaragua»


Vídeo: «No más impunidad. Justicia para Nicaragua»


Realización y montaje: Daniel Rodríguez Moya

En abril de 2018 los y las nicaragüenses salieron a las calles para decir basta a un régimen autoritario. Salieron a la calle, de manera pacífica, para protestar contra decisiones del gobierno que empeoraban las condiciones de vida del pueblo. Para gritar que querían democracia, libertad, dignidad, justicia y pan.  

La respuesta del gobierno Daniel Ortega fue extremadamente violenta y represiva. Estudiantes, campesinos y campesinas, feministas, personas lgbti, políticos y políticas opositores, sacerdotes, indígenas, afrodescendientes… Gentes de muy diferente condición y pensamiento se convirtieron en el objetivo a batir.

Las fuerzas policiales y paramilitares asesinaron a más de 350 personas, hirieron a más de 2.000 y llenaron las cárceles del régimen de cientos de presos y presas políticas. Muchas de estas personas sufrieron torturas, incluida violencia sexual, sobre todo contra las mujeres y las personas LGTBI. Todavía hoy, dos años después, más de 80.000 nicas permanecen en el exilio. 

La impunidad, vieja conocida del pueblo nicaragüense, las violaciones continuadas de los derechos humanos y una justicia servil a la dictadura forman parte del día a día en Nicaragua.

El régimen caerá, como caen todas las dictaduras, pero no podemos conformarnos solo con eso. No podemos repetir los errores del pasado y que los crímenes queden impunes. Si no queremos seguir dentro de un círculo que nos lleva a la repetición cíclica de la violencia, hay que construir una paz auténtica y duradera, una paz con justicia. Sin amnistías, sin cierres en falso, sin olvido. Con verdad, reparación del daño causado y garantías de no repetición. Solo así podremos tener un país para todos y todas.  

Esta vez hagámoslo diferente: queremos justicia, no más impunidad.

–––––––––––––––––––––––––


Más artículos